Trato de dar voz a quienes no la tienen. Periodista de prensa escrita de 45 años con casi dos décadas de oficio. Ferviente defensor de la educación en valores. Escribo en un periódico territorial de Gipuzkoa, y acostumbro a hacerlo desde una perspectiva humana. Me interesa el contacto con la calle, los relatos de vida y no tanto las estadísticas. Defiendo la honestidad en mi trabajo y en la vida, y me encanta sensibilizar a la sociedad sobre realidades que, quizá, desconocen o incomodan. Me infunden infinito respeto los protagonistas de los reportajes, porque hay que ser valiente para abrir tu corazón y compartir minutos de vida, a veces desgarradores, con un desconocido. Algunos acaban siendo amigos. Sensibilizado con las minorías étnicas y las personas que viven en exclusión. No creo en las líneas divisorias que etiquetan. Creo en las personas.