Daniel Janoher de Vargas 

Madrileño perteneciente a una familia de identidad mestiza-gitana. Es un joven comprometido con toda la pluralidad diversa de las minorías y con su reivindicación social, civil y política. Participa activamente en redes sociales porque considera que son un gran instrumento qué conecta las reivindicaciones de la actualidad.

Reflexión de nuestro compañero de la RAG  

¡Chavorillo avillela akoba, a jallar! Ante la negativa de su orden volvía a entonar con aire enfadado: Undevel chavó, qué no camela hacerme caso, tú te crees…A tu matus se lo peno.

Así me reñía mi abuela cada vez que tenía qué sentarme a la mesa y yo no la hacía caso. En esta breve pero típica conversación podríamos encontrar un ejemplo básico de lo qué es la lengua gitana en España; el caló una variante ibérica de la lengua gitana o Romaní chib con base gramatical castellana y variable vocabulario en Romaní o lo qué llamaría, un arma de supervivencia del pueblo gitano español para mantener lo qué es nuestro, nos pertenece y que tristemente con el paso de los siglos también se está perdiendo, casi se podría decir qué al completo.

El Romaní, Romanó o Rromanes, pertenece a la lista de lenguas indoeuropeas nace en la zona noroeste de la antigua India y el centro de Pakistán qué luego fue influenciada en su desarrollo por los idiomas que se hablaban en otros lugares por los qué el Pueblos Gitano se instaló, idiomas como el griego, el persa, el armenio, el antiguo eslavo o el rumano.  

Hay varios grupos dentro de la misma lengua como, por ejemplo: el Rromani sinti, el Kalderash, el Eslovaco, el Anglo-Rromani o el Domarí, lengua hablada por los grupos gitanos de medio oriente. 

El Rromanes está estrechamente relacionado con el sánscrito, lengua de la que derivan todas las lenguas indoarias modernas y es de saber qué en España no era del agrado ni de reyes, ni de nobles, ni de la iglesia, pues se proclamaron más de 200 pragmáticas antigitanas,bajo el reinado de los reyes católicos con su llegada al trono en el año1469, que prohibían entre otras muchas cosas, el uso de la “lengua gitana”. 

Dieron a los gitanos, dos meses para qué tomarán domicilio fijo, oficio y abandonasen su forma de vestir, sus costumbres y lengua bajo pena de expulsión y esclavitud.

Entre estas pragmáticas antigitanas y alejándonos del reinado de Isabel y Fernando. 

También podemos destacar a Carlos III qué en 1783 nacionalizó a los gitanos y les ofreció derecho a la educación, a la residencia y trabajar en cualquier actividad a costa de abandonar su forma de vestir, su vida errante y su lengua. Su identidad. 

Mucho más cercano en el tiempo durante la dictadura franquista, el uso del habla gitana de los gitanos españoles, el caló, estaba considerada como una “jerga de delincuentes” y se prohibió hablarla, hasta 1978, qué es aquí cuando se reconoce la igualdad plena de todos los españoles… 

No es de extrañar que, en España el Pueblo Gitano, hoy día hable castellano incluso en el ambiente más cálido de su hogar. 

Así lo hacía entender el historiador George Borrow “quizás no haya un país en el que se hayan hecho más leyes con miras de suprimir, extinguir el nombre, la etnia y el modo de vivir de los gitanos como en España”. 

Confío, confiamos qué tanto las instituciones, las asociaciones, los activistas a título individual.  Sigamos luchando por recuperar lo qué nos identifica como Rromanies lo cual forma parte de el tarro de la esencia qué se lleva dentro, intentando conservarlo tantos siglos y que ha sido saboteado tantas veces.  

 “El lenguaje es el mapa de una cultura. Te dice de donde viene su gente y a dónde se dirigen”. 

 (Rita Mae Brown)