El racismo debe reconocerse como un cáncer que, si no se detecta, nos conducirá sin duda e inevitablemente hacia una situación que tiene un potencial para hundir Europa en un caos del siglo XXI. No quisiera que se me acusase de exageración, pero espero que los aspectos que reúno a continuación no se cumplan forzosamente.