Pastori Filigrana (Sevilla, 1981) creció en El Turruñuelo, un barrio de Triana de casas bajas. Es hija de obreros, gitana e incapaz de no moverse frente a lo que considera injusto. Por eso estudió Derecho. Lleva años participando en movimientos sociales, asociaciones y organizaciones que luchan, de una u otra manera, desde la ética y contra los abusos políticos, sociales, hipotecarios o patronales. Pone ahora voz a esa denuncia por abusos y agresiones sexuales a temporeras marroquíes que llevan ocurriendo años, pero que rara vez encuentran caja de resonancia.

Leer más: elpais.com

Pin It on Pinterest

Share This