El pasado 11 de noviembre de 2018 se celebró en Madrid la segunda manifestación contra el racismo institucional organizada por colectivos de personas que lo padecen en primera persona. En el desarrollo de la manifestación se coreó la consigna “nativa o extranjera NO es la misma clase obrera”, en contraposición a la que se venía entonando en las movilizaciones de la izquierda desde que se promulgó la ley de extranjería allá por el año 2000, “nativa o extranjera, la misma clase obrera”. A raíz de los vídeos en redes sociales, el debate sobre lo oportuno de la consigna está servido dentro de la izquierda: ¿visibiliza una mayor vulnerabilidad de los trabajadores inmigrantes frente a los nativos? o ¿encierra una voluntad neoliberal que busca el enfrentamiento y deterioro de la clase trabajadora?

Leer artículo completo: ctxt.es