Si desde pequeños se nos enseñase qué es, por ejemplo, ser transexual, a mí todo me habría resultado mucho más fácil. Es necesario que se eduque en la diversidad sexual, para que luego cuando seamos mayores no nos tengan que reeducar porque es más mucho complicado. De hecho, tendría que ser una asignatura obligatoria y a mi encantaría que me llamaran para darla [risas]. Incluso aunque no fuese una asignatura, dar charlas informativas acerca de la diversidad sexual y todo lo relacionado con ello es muy urgente. Eso es lo que cambiaría el mundo para que fuéramos tolerantes y respetuosos los unos con los otros y tengamos información de la diversidad que hay en el ser humano.

Leer artículo completo: pikaramagazine.com