Una nueva generación del Pueblo Gitano se enfrenta a la desigualdad

El director de la Plataforma Khetane, Iñaki Vazquez, junto al diputado Ismael Cortés y el fundador de Tendencias Gitanas Julian Borja, fue entrevistado por la corresponsal de Reuters en España, Laura Mannering, para este articulo que hemos traducido al español.

Plataforma Khetane

Julián Borja Hernández estudió mucho para evitar la lucha que enfrentó su padre al llegar a fin de mes como comerciante ambulante del mercado. Ahora atiende el mismo puesto y dice que sus perspectivas profesionales se vieron frustradas como miembro de la minoría romaní marginada de España.

Él culpa a la arraigada discriminación racial por sus fracasadas búsquedas de empleo, un estigma que considera incrustado en siglos de persecución y prejuicio popular que una nueva ola de activistas romaníes está decidida a erradicar.

Una propuesta destinada a abordar la desigualdad profundamente arraigada que padece la población romaní de España, conocida localmente como gitanos, obtuvo el respaldo parlamentario de todos los partidos a fines del año pasado. Proporcionó un rayo de optimismo para una comunidad que ha vivido en España durante generaciones y tiene al menos un millón de personas, según algunas estimaciones, pero que aún experimenta un alto desempleo, pobreza e infraviviendas.

La nueva propuesta busca un pacto estatal para combatir la discriminación y plantea una serie de medidas, entre las que se encuentran la mejora del acceso a la educación, el fin de los barrios marginales y la inclusión del «antigitanismo» en el código penal del país.

Aunque el marco no es legalmente vinculante, el gobierno debe responder en un plazo de seis meses, dice Ismael Cortés, uno de los tres representantes romaníes en el parlamento, el número más alto de la historia.

El hombre de 35 años presentó la propuesta y espera que se apruebe una comisión sobre discriminación e inclusión en marzo.

“Existe la sensación de que los tiempos están cambiando”, dijo a la Fundación Thomson Reuters. “Más personas de la comunidad gitana se atreven a meterse en política y hablar de cosas que antes no hubieran querido.

“Hace cinco o seis años hablamos mucho de pobreza. Ahora se habla más de discriminación, representación y antigitanismo”.

Cortés cree que el racismo sistémico contra la población romaní de España tiene sus raíces en siglos de legislación castigadora, incluidos los límites sobre dónde pueden vivir y viajar, y detenciones masivas.

Fue solo en 1978, cuando España hizo la transición a la democracia después de la muerte del dictador Francisco Franco, que terminó la discriminación legal contra la comunidad.

Hasta entonces, la policía todavía tenía el deber de vigilar «escrupulosamente» a la comunidad romaní.

Sin embargo, Cortés dice que las sucesivas administraciones “cerraron los ojos” a los prejuicios duraderos.

“Los gitanos son tratados sistemáticamente como si fueran una población de segunda categoría”, dijo.

Excluir

Para Borja Hernández, la discriminación puede significar que los guardias de seguridad lo sigan habitualmente en el supermercado o controles policiales frecuentes. Pero es el continuo rechazo de los empleadores lo que ha dejado la cicatriz más profunda.

El padre de dos hijos de 38 años, que nació en Madrid y cuya familia ha vivido en España durante generaciones, ahora trabaja en el puesto de ropa que una vez dirigió su padre, ganando entre 650 y 800 euros (800 – 1.000 $), en un buen mes.

Se resignó a la vida como comerciante ambulante del mercado después de intentar encontrar otros trabajos, ya sea en tiendas o bares, sin éxito.

“Una vez me ofrecieron un trabajo por teléfono como conductor de una camioneta recolectando la recaudación de las máquinas tragamonedas. Por el sonido de mi voz no podían deducir que era un gitano”, dijo.

“La semana siguiente fui a la oficina del empleador y tan pronto como me vieron, empezaron a decir que habían tenido que hacer recortes y que el trabajo ya no estaba disponible”.

“No dijeron directamente que era porque yo era gitano, pero estaba claro por la expresión de sorpresa en sus rostros que esa era la razón”.

El incidente a los 20 años le provocó depresión.

“Realmente me llevó a la conclusión de que mi lugar estaba en el fuera de la sociedad”, dijo.

Iñaki Vázquez Arencón, director de Plataforma Khetane, una federación de más de 20 organizaciones territoriales gitanas, dijo que si bien la comunidad había optado históricamente por trabajos que “preservaban su autonomía”, también se veían influenciados por la percepción que encontraban si se apartaban de los oficios que se consideraban tradicionales para los gitanos.

“Cuando una persona gitana busca un trabajo llamado «normal», muy frecuentemente se encuentra con la barrera del antigitanismo”, dijo.

Encontrar una voz

En 2019, un informe de la Fundación Iseak para la ONG española Fundación Secretariado Gitano encontró que más de la mitad de la población gitana estaba desempleada, al menos tres veces la tasa nacional.

De los que trabajaban, aproximadamente la mitad eran autónomos, a menudo dirigiendo puestos de mercado ambulante.

La falta de educación de calidad juega su papel.

Si bien Borja Hernández logró completar la escolaridad obligatoria, menos de una quinta parte de los estudiantes gitanos lo hacen, según el informe de Iseak.

Muchos están alienados por un sistema segregado en el que los niños romaníes a menudo son relegados a lo que Vázquez Arencón describió como “escuelas de gueto”.

La COVID-19 ha exacerbado esa desigualdad ya que los estudiantes romaníes han tenido problemas para acceder al aprendizaje en línea. Borja Hernández dijo que sus hijos hacían todo su trabajo en un teléfono móvil cuando las escuelas estaban cerradas porque la familia no tenía computadora.

El Consejo de Europa, que lucha por los derechos humanos en todo el continente, ha señalado la educación y el empleo como áreas clave de discriminación persistente contra la población romaní de España y ha pedido que se introduzca una legislación específica contra la discriminación para proteger a la comunidad.

Un informe de las Naciones Unidas en 2020 dijo que se necesitaba una “respuesta a nivel de crisis” ya que “partes enteras de la población han sido relegadas a un estatus de tercera clase”.

Mientras tanto, Borja Hernández está volviéndose a mentalizar en buscar trabajo de nuevo, temeroso de que la pandemia pueda significar el fin de la cultura de los mercados ambulantes.

Es emblemático de los gitanos más jóvenes que encuentran su voz.

Sus páginas «Tendencias Gitanas» en Instagram, Facebook y YouTube, en las que publica videos musicales y bromas, así como comentarios sobre la comunidad gitana, tienen miles de seguidores que comparten sus opiniones y experiencias.

“Quiero hablar con mi comunidad”, dijo a TRF. “Quiero que la gente no se sienta sola”.

Autora: Laura Mannering
Fuente: Fundación Thomson Reuters
Traducción Ingles-Español: Plataforma Khetane

Pin It on Pinterest

Share This