Foto: Diari Jaén.

Publicó 18 mensajes violentos y discriminatorios contra musulmanes, homosexuales, inmigrantes y gitanos.

Un año y seis meses de prisión y el pago de una multa de 1.420 euros. Esa es el castigo impuesto a Felipe Carlos M. C. por escribir dieciocho mensajes discriminatorios, violentos y racistas: “Moro y maricón, no puede haber más desgracia”, “Los gitanos, como las bombillas: colgando y con las tripas ardiendo” o “hay que empaquetarlos (a los inmigrantes) y a la selva con los monos, de donde nunca debieron salir”, son algunos ejemplos de lo que dejó escrito en su página de Facebook, con el perfil “Emperador 88”, entre los años 2012 y 2016. Esos textos le han valido el dudoso honor de ser uno de los primeros condenados en la provincia por un delito de incitación al odio. 

En el juicio, celebrado el 14 de mayo, Felipe Carlos M. C. admitió que fue él quien escribió los mensajes. Los calificó de “desafortunados” y dijo que los publicó porque estaba mal psicológicamente por encontrarse sin trabajo. Añadió que estaba arrepentido y que, en ningún caso, quería provocar el odio de los demás hacia determinados colectivos. Su defensa, además, aseguró que las expresiones merecerían, únicamente, un reproche moral. No obstante, sus explicaciones no le han servido, ya que la juez del Penal número 3 considera que “no hay duda” de que los comentarios publicados en “Facebook” constituyen “una incitación directa a la violencia contra los inmigrantes, contra los musulmanes y contra los gitanos”. 

La magistrada rechaza el argumento esgrimido por la defensa de que su cliente tenía afectadas sus capacidades mentales. Su señoría aclara, además, que no fue una publicación aislada, sino que fueron múltiples efectuadas a lo largo de más de tres años. 

La sentencia establece que la gravedad de las expresiones empleadas, el hecho de que fueran divulgadas en una red social y los numerosos comentarios publicados conllevan a que no se imponga el castigo en su grado mínimo. 

Fue la Guardia Civil de Navarra la que detectó los mensajes en 2017 y abrió una investigación, denominada la operación “Keito”, en la que puso identificar al autor: Felipe Carlos M. C. Los agentes pusieron de relieve la “brutalidad” de los contenidos. Fue imputado y se sentó en el banquillo hace dos semanas. La condena de un año y seis meses de cárcel todavía no es firme, ya que contra ella cabe recurso en la Audiencia. El hombre carece de antecendentes por lo que, en principio, no ingresará en prisión. 

Fuente: diariojaen.es

Pin It on Pinterest

Share This